Friday, November 09, 2007

Un momento de descanso y reflexión.

Nuevamente en un momento de descanso y aprovechando que Lalín se alejó de su computadora para ver el Basquet ball, decido regresar a mi blog; y es que no es que no quiera escribir, si no que la carga de trabajo está gruesa y la verdad todos los K! andamos que parecemos pulpos: trabajando hasta en dos o tres cosas al mismo tiempo.






La verdad, a veces la presión es muy fuerte, pero ese esfuerzo es el que hace que te mantengas alerta y poco a poco tu mente se disciplina; las fieras que viven en los rincones oscuros de tu cerebro se van domesticando y dan paso a nuevas, frescas maneras de ver y disfrutar la vida.








¿Se han pregutado alguna vez de qué sirvse levarse temprano todos los días para enfrentarse a la misma rutina, al tráfico, al estrés, las deudas y demás problemas en los que nos vemos sumergidos? ¿Qué objetivo es el que queremos alcanzar, o qué esperamos de esta vida?
Es sólamente el ganar dinero, tener un lugar físico al cual llamar hogar y formar una familia el combustible que nos impulsa a seguir adelante? A lo mejor hay algo más...








En mi caso, ese algo se manifestó primero como una sensación de añoranza, como el eco de un recuerdo lejano y atesorado que no lograba vislumbrar por completo pues se encontraba enterrado debajo de toneladas de cascajo sentimental y experiencias desastrosas, y es aún más difícil el decidirse a comenzar a quitar todo ese desperdicio pues, estás acostumbrado a pensar que eso es lo único que hay.





Ya sea por miedo, pereza o comformismo, es más fácil y cómodo dejar las cosas como están y continuar con tu vida, pero si alguna vez lo has escuchado, ese llamado incesante del espíritu, tan sutíl pero potente, no te dejará olvidar la sensación de que hay algo oculto que sabes que existe y que conoces. Si lo ignoras, te perseguirá; si tratas de callarlo, te llamará con más fuerza; Si lo pierdes, tarde o temprano regresará; y si finalmente, cansado de batallar con él lo escuchas, no te arrepentirás. Te lo digo por experiencia.

Así es como emprendí mi camino, este camino con corazón el cual presenta pruebas y acertijos que pueden hacer que te acobardes y desistas de tus aspiraciones, este camino que te enseña a amar y servir a los demás sin esperar nada a cambio.




La vida te prueba una y otra vez para rectificar tu temple, como un maestro que se dedica a la forja de espadas: prueba el arma sacada de las entrañas candentes de la fragua y la golpéa ni más ni menos que con el vigor adecuado para darle forma. Si el metal es bueno y noble, tal y como el maestro artesano lo vió, entonces no se quebrará ni se fundirá; hará con él una obra maestra.
Los problemas y las presiones de la vida templan el espíritu si se sigue por la senda de un camino con corazón, es una manera de conocerse a sí mismo, de enfrentarte y vencer a tus demonios internos, de crecer y conocer tus limitaciones... en pocas palabras, de evolucionar hacia alguien mejor en todos los aspectos.
El camino es largo, interminable, pero una vez que lo emprendes es una experiencia fuera de este mundo. La verdad...



¡no cambiaría esta vida por nada!

5 comments:

Eisenklave said...

no hablo como un verdadero conocedor, pero debo de decir que he tenido mi propia experiencia con esto que se llama "vida" y el viajar y conocer distintos modos de pensar y vivir cosas es lo que me ha llevado a encontrarme a mi mismo como persona y definirme desde el punto de vista no conceptual.

despues de tanto escrutinio y analisis, he llegado a la conclusion que el objetivo de la vida es algo subjetivo, pero al final creo que todos coincidimos con una cosa, queremos ser felices, y aprender, y encontrar aquello que nos define y donde estamos contentos, satisfechos y comodos.

En efecto, mientras que algunos encuentran su definicion llenandose de cosas materiales, otros dedican su vida a servir en un monasterio shaolin o siendo parrocos de una iglesia, saltando en bungee o dedicando su vida a los excesos.

He conocido gente que es superfeliz barriendo calles y millonarios que no pueden poner en orden su vida personal y se la pasan lamentando las elecciones personales que han elegido en el camino y tienden a no ser felices ( Tambien es aplicable el caso contrario, ricos superfelices y barrenderos infelices, tus sabes a lo que me refiero :P )

La vida es una busqueda personal y unica que cada quien vivimos como podemos y que todo mundo tenemos que pagar un precio ( alto o bajo ) por ser quienes somos, y el ir en contra de nuestra propia naturaleza trae descontento , amargura, enojo y miedo.

Es cierto, muchas veces se tienen que tomar decisiones dificiles, que a lo mejor lastiman a una o varias gentes, voluntaria o involuntariamente, y hay que lidiar con las consecuencias de ello, y eso, supongo que es la parte mas dificil de todo eso, porque luego la consecuencias, si no estas dispuesto a pagarlas, es lo que te lleva a dudar de ti mismo y tu camino.

El dolor es como el fuego de la fragua, y cada batalla con esa espada nos deja experiencia, conocimiento y una que otra cicatriz, que podemos portar con orgullo o esconderla con verguenza.

A veces, esa misma espada puede matarnos si no se sabe usar o es la incorrecta, y a veces, el darnos cuenta de eso es la parte mas dificil del asunto.

Esta vida es una aventura por mas clichado que suene, pero es la verdad, esta llena de trampas y acertijos, mostruos y princesas, y al final, cada uno, y si tiene suerte, encontrara su sagrado grial personal, el unico momento y camino que lo define, y si tienes el valor de tomarlo, estara ahi para ti.

Saludos!

Mauricio Cosío said...

OM! :-)

--
M.

Neftali said...

Hola, si tu post es inspirador, y lo que comentas creo que es algo que todos necesitamos hacer...
Espero estes bien y saludarte pronto en alguno de los eventos.

un abrazo Rebeca
Om

Oscar González Loyo said...

Más te vale.

Rebeca Soriano said...

¡Ji, ji!
Amigos, muchas gracias a todos por sus comentarios. Les mando a todos un abrazo y un beso cariñoso.